27 abr. 2013

Informe e impresiones de uno de los miembros de la Comisión Médica Granadina en la wilaya de Djala. Abril 2013

Soy Antonio, uno de los enfermeros que formó parte de la comisión médica de atención primaria de Granada a través de la Asociación Granadina de Amistad con la RASD. , para la cooperación con el pueblo saharaui por medio del proyecto “Comisiones Medicas” que dicha asociación viene realizando periódicamente en los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf, Argelia.
Nuestro trabajo se desarrollo en la Wilaya de Dajla desde el 22 de marzo al 20 de abril de 2013, y el contexto en el que nos centramos fue la atención primaria.
Haciendo referencia a nuestra labor y los principales problemas de salud encontrados, vimos que uno de los pilares importantes que falla en la población saharaui, es la educación y promoción de hábitos saludables, hace falta conseguir un mayor interés y una mayor concienciación de la población sobre las enfermedades que padecen y los hábitos y acciones que debe llevar a cabo para prevenirlas o solucionarlas en la medida de lo posible.
Las enfermedades de mayor prevalencia que pudimos observar fueron la HTA (Hipertension arteiral) y la DM (diabetes mellitus), las cuales no debería presentar excesivos problemas si se siguiesen ciertos hábitos y medidas farmacoterapéuticas, por lo cual hicimos dentro de lo posible la mayor educación sanitaria posible. Por otro lado encontramos gran cantidad de pacientes con Bocio o indicios del mismo, para lo cual hicimos las extracciones sanguíneas pertinentes para su diagnóstico una vez regresásemos a España. A parte de estas enfermedades prevalentes, encontramos problemas abundantes de parasitosis y problemas a nivel intestinal y estomacal (por falta de medidas higiénicas), problemas a nivel osteomuscular y articular (debido al desgaste y los duros trabajos), problemas en los embarazos, con la presenciación de al menos dos caso de fetos muertos en ultimas semanas de embarazo (por mal control del embarazo)…
Por todo ello vemos que las principales afecciones están relacionadas por un lado con la falta de información y falta de concienciación de la población con respecto a medidas higienicodietéticas y de prevención, así como problemas de salud debidos a las durísimas condiciones de vida a las que son expuestos los habitantes del pueblo saharaui en esta inhóspita tierra.
Hemos de resaltar también que nos sorprendió un brote de Sarampión en población adulta con varios ingresos con complicaciones en el hospital, y que conseguimos solventar con alta y buen estado de salud de los pacientes, e hicimos campaña de vacunación a los niños.
Nuestro equipo se compuso de 3 médicos y dos enfermeros, los cuales dividimos nuestra labor durante un mes de la siguiente forma:
Por las mañanas: Dos equipos de enfermero + médico en los dispensarios de las distintas dairas, y un medico solo en el hospital.
Por las tardes: Un equipo de enfermero + médico haciendo visitas a las Jaimas, dos médicos en el hospital, y un enfermero impartiendo clases a las alumnas de enfermería de Dajla
Y por las noches estábamos al tanto de cualquier urgencia para desplazarnos al hospital.
Los últimos cuatro días fueron dedicados a reconocimientos de salud escolar y extracciones de pruebas para su análisis en España.
Esto es en líneas generales el proyecto de salud que desarrollamos como comisión médica de atención primaria en Dajla del 22 de Marzo al 20 de Abril de 2013.

Ahora me gustaría reseñar mi opinión y vivencia personal lo más breve y claramente posible para poder ilustrar a todos aquellos que quieran saber algo más de la situación del pueblo saharaui.
Esta es mi primera, y espero que no mi última, experiencia en cooperación internacional como enfermero, y a la vez mi primer contacto con el pueblo saharaui.
Todo lo que refiera se quedará corto en la imaginación de cualquier persona ya que una cosa es leer o ver las cosas y otra bien distinta es vivirla, al igual que no es igual vivirla un mes y volver a otra realidad bien distinta, que pasar cada día de tu vida en la misma situación. No sabría bien como empezar esta historia, el hecho es que en pocas horas pasas de un mundo en el que hay de todo, a otro… en el que no hay nada, en lo que a lo material se refiere. Un mundo en el que las viviendas son deficientes, construcciones en malas condiciones, ausencia de agua corriente, temperaturas extremas, dificultad para una buena higiene, dificultad para la comunicación, dificultad para poder encontrar incluso los alimentos más básicos y habituales en cualquier país del primer mundo…
Cuando te encuentras en estas circunstancias, empiezas a valorar realmente de donde vienes, la suerte que tienes de haber nacido donde has nacido y lo banales y triviales que son las preocupaciones de la mayoría de nosotros.
Ves como alguien que no tiene nada, te lo da todo, como en un sitio en el que hay dolor, solo ves sonrisas, un sitio en el que la familia y la amistad son importantes, un sitio en el que luchas y trabajas para sobrevivir tu y los tuyos… por eso comenzaba diciendo, un pueblo en el que no hay nada “ en cuanto a lo material se refiere” porque en cuanto a lo humanos, poseen mucho más que en muchos países con las últimas tecnologías y las mejores condiciones económicas.
La acogida de los cooperantes españoles por el pueblo saharaui fue con los brazos abiertos, y de la mejor forma posible. Nosotros no pasamos ninguna necesidad, ninguna, y yo mismo, que incluso enfermé durante casi una semana, estuve acompañado y atendido en lo que a lo humano se refiere, casi como si estuviese junto a mi propia familia. Son gente que tiene poco pero lo da todo. Son gente con muchísimas necesidades, y ante todo, es un pueblo con necesidades que otros les han creado, ya que viven donde nadie querría vivir, exiliados y fuera de una tierra que es suya.
Para que alguna gente pueda entenderlo… que piense que alguien un día cualquiera ocupa su vivienda y no lo deja entrar, esa vivienda que tanto trabajo y esfuerzo le ha costado, y no solo está el fuera, sino el resto de su familia. Uno intentaría el diálogo y la recuperación de lo que es suyo, sin éxito, y por la fuerza, le sería arrebatado. Solo hay que ponerse unos instantes en esa situación… ¿Quién no lucharía por volver a su hogar?
Las necesidades de este pueblo son a nivel de medios y personal sanitario, son a nivel de infraestructuras, económicas, de formación… son necesidades en todos los niveles. La población general vive de su ganado y poco más y el que consigue obtener algo de dinero, porque ha conseguido formación universitaria (generalmente gracias a Cuba), no gana ni una centésima parte de lo que gana aquí una persona con un sueldo medio.
Podría entrar en detalles de todo lo vivido, de cada experiencia, de cada pensamiento que he tenido con cada imagen que he visto, pero aun así me quedaría corto.
Solo quiero decir que el pueblo saharaui es un pueblo sin recursos, que en gran parte vive de la ayuda y la cooperación internacional y que esta debe ir en aumento. Es un pueblo con esperanza y con un futuro complicado en la situación en la que se encuentra, pero como he dicho, ante todo es un pueblo con esperanza, y capacidad de unión sacrificio y lucha por sus valores, por todo lo que es suyo. Nosotros debemos ayudarles a que vivan lo mejor posible, y desde aquí hacer un llamamiento a todos aquellos que no conozcan la causa del pueblo saharaui, que se informen, que busquen y comprendan que este pueblo ha de recuperar lo que es suyo, ha de recuperar la vida. Todo eso está en manos de unos pocos, pero lo que está en manos de cada uno de nosotros es el prestar nuestra ayuda y el ser conscientes de la necesidad y la historia de este pueblo tan cercano a nosotros, esa historia desconocida y que no se ve tanto en los medios de comunicación, que está ahí, sin hacer ruido… pero es momento de que el ruido vaya creciendo, y sea siempre en una misma dirección… LA LIBERTAD DEL PUEBLO SAHARAUI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario